Blogia
El fin de los días grises

Nostalgia ochentera



Una costumbre que estoy tomando, aunque sé que no os gustará a muchos de vosotros, es la de escuchar cada noche al regresar del trabajo Cadena Dial.

Y hoy ha sonado una canción que ha provocado en mí un efecto curioso, de la máxima euforia, a la nostalgia más tremenda, poniéndome una vez más al borde de las lágrimas. La canción era "El mundo tras el cristal", y el grupo La Guardia.

Y he pensado en todas esas canciones que me movían, que metían en mi cabeza ideas, sueños, vida, y que me han moldeado en cierto modo a lo que soy hoy.

He crecido con la música pop española. Por influencia de mi hermano me he movido durante años entre Los Secretos, Duncan Dhu, La Guardia, Hombres G, Modestia Aparte, La Granja, Tam Tam Go, Danza Invisible, y tantos y tantos del estilo.

Y tengo todas sus canciones metidas en mí, sus letras salen fáciles cuando oigo una sola nota de la canción. Y también todos los recuerdos atados a ellas.

Fui desde siempre una persona solitaria. Encerrada en mi cuarto, con mis libros y mis canciones, dibujaba mi mundo, sin coger un lapicero. Oía una y otra vez la misma melodía, para acabar emocionándome para bien o para mal, como esta noche.

Empecé con euforia, y me he venido abajo. Pensando en cada persona con la que compartía los berridos (porque cantar nunca fue lo mío) en bares y conciertos. Acordándome de nuestras promesas y de nuestras ilusiones, muchas rotas, prácticamente todas.

Me he sentido un poco sola, porque a día de hoy -exceptuando a mi hermano- apenas puedo compartir esta música con nadie. Y hoy ni siquiera puedo compartir la cena con nadie. Y esto último lo veía hasta positivo, porque D. está en Zaragoza, haciéndose mayor ;), y yo anhelaba un fin de semana de soledad.

Pero me he venido abajo. Y quiero seguir escuchando sin parar esta canción. Una canción marcada de recuerdos de mi pasado, teñida de adioses, de amigos a los que extraño y que no creo que vuelvan. Nostalgia ochentera, maldita nostalgia ochentera.

"Cartas en el cajón y ninguna es de amor
nunca un príncipe azul por tu vida pasó
ves las horas marchar frente al televisor
el teléfono está dormido en algún rincón

Ese disco que da vueltas sin descansar,
esa música que no podrás olvidar,
no podrás olvidar

Háblame de tu oscura habitación
de tus noches sin dormir, de tu calor,
llámame y a tu lado yo estaré,
no me preguntes quién soy, pues no lo sé

Sabes que algo va mal y no quieres hablar
te conformas con ver el mundo tras el cristal

Ese disco que da vueltas sin descansar,
esa música que no podrás olvidar,
no podrás olvidar

Háblame de tu oscura habitación
de tus noches sin dormir, de tu calor,
llámame y a tu lado yo estaré,
no me preguntes quién soy, pues no lo sé"
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

3 comentarios

becquer99 -

"Fui desde siempre una persona solitaria. Encerrada en mi cuarto, con mis libros y mis canciones, dibujaba mi mundo, sin coger un lapicero. Oía una y otra vez la misma melodía, para acabar emocionándome para bien o para mal, como esta noche".

Ni te imaginas lo que me identifico con estas palabras.

Ana -

Me acuerdo de aquel concierto al que fuimos de La Guardia y Modestia Aparte, donde también sonó la fantástica canción de Campeones...

lissi -

Ves??Es k no se te pue dejar sola!!!Al final teniamos k haber hecho la cenita!!
Animo niña!!
Besitos
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres