Blogia
El fin de los días grises

Corriendo por las calles de Madrid...

Corriendo por las calles de Madrid... Aún es temprano, quizás no para muchos que llevan despiertos desde hace horas. Pero para mí el día empieza a asomarse. El ruido de las excavadoras suena insistentemente,las obras que desde hace meses me acompañan no parecen acabar nunca. La voz de Quique González y sus "Calles de Madrid" acaricia mis oídos para ocultar el ruido de afuera.
Añoro hoy muchos paseos, diversas sensaciones, ciertas conversaciones, nos hacemos mayores y creemos que eso nos da derecho a olvidarnos de jugar. A olvidar carreras por la calle, tardes de pipas y caramelos en un banco, canastas y palabras, canciones y bailes.
Creemos madurar, nos sentimos responsables de algo y sin embargo no somos responsables ni de nuestra vida.
Deberíamos dejarnos llevar, cerrar los ojos, oir la música en nuestra cabeza, sentarnos de nuevo en las escaleras, en el suelo, comprar una bolsa de pipas y un paquete de chicles, ver atardecer junto a los amigos, sentarnos en el parque y cantar a voz en gritos un "20 de abril", un "Déjame" o un "Temblando". Reir a carcajadas en lugar de sonreir como hacemos ahora, mirar con los ojos brillantes y no de forma esquiva, movernos y no quedarnos parados.
Yo no hubiera querido madurar nunca si alguien me hubiera advertido que se acabarían las carreras por las calles...
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

4 comentarios

Carolina -

Jope Di pues conmigo lo tienes más que fácil porque yo hago todo eso y confio en hacerlo siempre con lo bien que se está sentadita en el parque con mi bolsa de caramelos de colores y con mis "colgados" soñando despiertos ... ven, ven , ven ... vente conmigo!

Di -

Retornar a la inmadurez? Eso quiero hacer hoy, así que a escuchar ese 20 de abril.
Coraçao, gracias por cantar conmigo ;)

Coração Vagabundo -

20 de abril del 90
Hola chata, ¿cómo estás?
¿te sorprende que te escriba?
tanto tiempo es normal.
pues es que estaba aquí solo
me había puesto a recordar
me entró la melancolía
y te tenía que hablar

Nombra al hijo -

siempre podremos retornar a la inmadurez.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres