Blogia
El fin de los días grises

Carita empapada y el récord del mundo en querernos

Carita empapada y el récord del mundo en querernos Esta es una paranoia mía, la había explicado pero el ordenador se ha vengado por algún maltrato recibido y me ha borrado todo lo escrito :(
Pido perdón a quien ofenda, no es el tipo de música que suelo escuchar (y mira que puedo escuchar cosas horteras), pero se trata de una canción que me provoca un buen rollo inmenso, más que eso: me hace reir.
No, no hablo de sonreir, hablo de reir, de ir por la calle y tener que aguantarme la risa para que no me miren como a un bicho raro.
Tres recuerdos son los culpables:
1. El cumpleaños de M., el día que empezó todo, en Almuñécar.
2. D. y yo en mi coche, al lado del Bernabéu, un 11 de abril, antes de un 0-3 inolvidable para ambos.
3. Las Ventas, concierto de la MTV con O.V.G. tocando y yo con "las locas" pidiendo esta canción a gritos (para mí titulada "Carita empapada").
Pues eso, todo el mundo tiene derecho a sus paranoias y la mía hoy es esta... yo me entiendo, y me la merezco.

En un día de estos en que suelo pensar
"hoy va a ser el día menos pensado",
nos hemos cruzado, has decidido mirar,
a los ojitos azules que ahora van a tu lado

Desde el momento en que te conocí
resumiendo con prisas Tiempo de Silencio
te juro que a nadie le he vuelto a decir
que tenemos el récord del mundo en querernos

Por eso esperaba con la carita empapada
a que llegaras con rosas, con mil rosas para mí,
porque ya sabes que me encantan esas cosas
que no importa si es muy tonto, soy así.
Y aún me parece mentira que se escape mi vida
imaginando que vuelvas a pasarte por aquí,
donde los viernes cada tarde, como siempre,
la esperanza dice "quieta, hoy quizá sí..."

Escapando una noche de un bostezo de sol
me pediste que te diera un beso.
Con lo baratos que salen mi amor,
qué te cuesta callarme con uno de esos.

Pasaron seis meses y me dijiste adiós,
un placer coincidir en esta vida.
Allí me quedé, en una mano el corazón
y en la otra excusas que ni tú entendías.

Por eso esperaba con la carita empapada
a que llegaras con rosas, con mil rosas para mí,
porque ya sabes que me encantan esas cosas
que no importa si es muy tonto, soy así.
Y aún me parece mentira que se escape mi vida
imaginando que vuelvas a pasarte por aquí,
donde los viernes cada tarde, como siempre,
la esperanza dice "quieta, hoy quizá sí..."

Y es que empiezo a pensar
que el amor verdadero es tan sólo el primero.
Y es que empiezo a sospechar
que los demás son solo para olvidar...

Por eso esperaba con la carita empapada
a que llegaras con rosas, con mil rosas para mí,
porque ya sabes que me encantan esas cosas
que no importa si es muy tonto, soy así.
Y aún me parece mentira que se escape mi vida
imaginando que vuelvas a pasarte por aquí,
donde los viernes cada tarde, como siempre,
la esperanza dice "quieta, hoy quizá sí..."
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

3 comentarios

Mir -

Me uno a lista, me encanta esa canción y, tanto en los buenos como en los malos momentos me ha transmitido muy buenas vibraciones. Cualquier día puede ser "el día menos pensado",

EnelCamino -

Me encanta esta canción.
Me quedo con La esperanza dice "quieta, hoy quizá sí..."

Ciclop -

Pues yo tb lo siento, pero esta canción tb me gusta y me hace tener sensaciones agradables...
me encanta la estrofa de la carita empapada, es preciosa! ;)
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres