Blogia
El fin de los días grises

Un año más, sin venir a cuento

En mi línea de ser una persona algo atípica (rara, según el idioma más habitual) me emociono una vez más al escuchar “Un año más”, de Mecano (sí, sigo escuchando Fey y sus versiones).

No falla, esta canción consigue meterme en el cuerpo un extraño mal rollo. Digamos que siempre, sin excepción, la Nochevieja me pone increíblemente nerviosa. Y oyendo por enésima vez esta canción vuelvo a recordar tantas y tantas Nocheviejas. Con la familia de mi padre, con la de mi madre, con R. y H. en un cortijo de Jaén, con S., Ch. y M. en el Penta, algunas insulsas, otras tristes, muchas divertidas.

Y puede que la mejor haya sido la de este año, por sencilla, por tranquila, por la compañía… y porque parece que voy aprendiendo a distinguir los días importantes de los que no lo son.

En fin, que siento mucho este post tan intempestivo, pero me ha venido la neura “nocheviejera”. ¿A vosotros os gusta o, como a mí, os produce una extraña desazón? ¿Una mezcla de alegría ficticia y tristeza encubierta?
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

Helena -

Mi mezcla es parecida a la tuya...me gusta ese terminar y quiero sentir el empezar de nuevo...pero te levantas y todo sigue ahí...como si nada...
Es alegre por algunos recuerdos infantiles y a la vez es triste por los mismos...pero sobre todo me da una extraña sensación de esperanza..."un...esta vez sí"...
Besos.Adiós.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres