Blogia
El fin de los días grises

M... y sus oportunidades perdidas

Tiene M. un "nosequé" que le hace brillar con luz propia.

Y la pena es que se empeña en esconderse. Por eso hoy voy a hacerle un flaco favor y al mismo tiempo haceros un inmenso favor a vosotros: http://spaces.msn.com/members/marcosinoff/PersonalSpace.aspx?owner=1

Ese es su blog. Un espacio de esos del MSN que él sabe llenar como nadie.

Además de hacerle esta pequeña zancadilla (no te enfades M., es que quiero que todo el mundo disfrute como yo de tus escritos) me sirve su blog para recordar un episodio más de nuestras vidas.

Habla M. de una conversación ya lejana entre él y yo acerca de los sentimientos (no veáis cómo nos soltamos cuando nos ponemos a hablar de esto). La charla versaba sobre la diferencia y la facilidad/dificultad de decir "te quiero mucho" o "te quiero".

Qué diferencia estriba entre decir una cosa u otra? Supongo que es difícil de ver, y sin embargo es más sencillo decir "te quiero mucho" que "te quiero".

No voy a enrrollarme mucho, prefiero que le leáis a él, en uno de sus artículos, y descubráis lo genial que resulta meterse en esos mundos de granaíno incomprendido, genio y genial, mi amigo, MI AMIGO.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

Helena -

Reina, te echaba de menos, ahora podré conocer algo de ese gran AMIGO tuyo...Gracias.

Por cierto, tienes razón, sólo hay un "te quiero", pero puede haber varios "te quiero mucho" a la vez...

Un beso.

m -

GRACIAS
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres