Blogia
El fin de los días grises

Brutus el magnífico

Ha venido por fin mi hermano a Málaga. Y lo hace en el mejor momento posible, justo cuando me he quedado solita.

He tenido el peor viaje de mi vida hoy. Desde Denia, un viaje que no debería llegar a cinco horas, y sin embargo ha superado las seis, ya que he tenido que parar como seis veces. Me encontraba fatal, estaba mareada, con nauseas, y finalmente he vomitado. ¿Sabéis lo difícil que es conducir mareada? No quiero recordarlo.

El caso es que he llegado a Málaga sin fuerza para respirar, y mucho menos para trabajar. Así que tarde libre y a esperar a mi hermano.

Me ha llenado su llegada, ha sido un soplo tremendo de aire fresco, y un inmenso trabajo el tener que subir mi viejo dormitorio de Madrid a mi nueva casa. Pero una vez finalizado nos hemos dado un enorme homenaje, y nunca la palabra "enorme" tuvo mejor significado.

Hemos ido a un lugar llamado Brutus, una franquicia donde la comida tiene medidas desproporcionadas. No os miento: medio kilo de patatas fritas y hamburguesas del tamaño de una pizza. Alucinante.

Eso sí, tardaré un tiempo en comer de nuevo hamburguesas, o al menos eso me parece ahora mismo.

D. está ya en Egipto, disfrutando como se merece. Le extraño tanto... pero me sirve saber que está bien. Es más que suficiente.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

1 comentario

Helena -

Eso no se me olvida, sí algún día paso por allí yo quiero ir a ese Brutus...jaja.

Me alegro de que tu hermano te visite, por cierto entre tú y yo, un besito para él también... (se lo merece), pero así acompañada tan bien ...¿cómo vamos a probar que puedes estar sola?...jaja. Ni falta que hace.

Un beso.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres