Blogia
El fin de los días grises

La memoria y la escritura

Destacaba por mi gran memoria. Era capaz de recordar hasta el detalle más nimio. Cosas insustanciales, palabras ilógicas en una niña pequeña, datos sorprendentes, fechas relevantes.

Esa memoria prodigiosa me servía a la hora de hacer exámenes, a la hora de recordar tal o cual trabajo que debíamos hacer y el cumpleaños de cada uno de mis amigos y familiares.

Mis padres se apoyaban en ese don a la hora de hacer la compra (y no llevar lista de la ídem) o para nunca utilizar una agenda.

Sin embargo un día, igual que vino se fue.

Mi memoria pasó a ser sólo un extraño recuerdo del pasado.

Pudo ser la Selectividad, el exagerado uso que esos días hice de mi memoria para evitar estudiar como debería haberlo hecho. El caso es que algo se rompió y ella me abandonó.

Como sustituto sólo encontré una agenda, y otra, otra, otra más. Una cada año. Un lugar en el que apuntar cada hecho, cada cumpleaños y cada teléfono.

Ahora esa agenda viene completada con una libreta que siempre llevo conmigo. En ella encuentro anotaciones de lo más extravagantes. Desde el nombre de un jugador de baloncesto infantil que me sorprendió a el regalo posible para un amigo. Desde el nombre de una canción que me gustó y escuché en la radio mientras conducía a un tema que no quiero que se me olvide al hablar con alguien.

No sabría qué hacer sin esa libreta, la que ahora cambiaré por una preciosa que D. me trajo de Londres. Quiero llenarla ya de recuerdos, anotaciones, citas y obligaciones. ¿Hay algo que no debería olvidar?
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

3 comentarios

Zirta -

Un día también escribí sobre la memoria en mi blog. "En los rincones de mi memoria" lo llamé. Cada dia necesitamos más algo que nos recuerde nuestras tareas, fechas, citas... pero como dice Helena, lo verdaderamente importante, aunque no lo creamos, está ahí en los rincones de nuestra memoria y no hace falta apuntarlo

Helena -

Soy incapaz de llevar anotaciones de mis cosas, mi agenda sigue estando en mi memoria y así me va, tal y como está mi cabeza, hecha un desastre...

Me parece que las cosas que no debes olvidar no te hace falta apuntarlas...las tienes contigo...

Un beso.

Toperro -

No deberías olvidar todos los momentos con D., lo feliz que es tu madre, todos los amigos/as q tienes, hacer lo que te gusta, etcétera.

Yo tbn tuve una extraordinaria memoria para todo lo malo es que olvido cosas ahora q no quisiera haber olvidado.

Debería hacer como tú y tener siempre una libreta en mano para apuntar lo que pienso, veo, etcétera.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres