Blogia
El fin de los días grises

Grita

Son las 2;49 de la noche. He llegado hace algo más de una hora de Ambite... bueno, os pongo en precedentes.

A las 8 de la mañana he salido de Málaga. El cumpleaños de S. y la despedida de Zidane bien merecían el viaje.

Pero sobre todo el día de la Madre, no por nada, sino porque mi mamá parece demasiado triste últimamente, y yo, torpe como nunca, no logro sacarle una sonrisa.

Al grano: llego a Madrid antes de la una de la tarde, y F. y A. (enhorabuena por esa futura paternidad, qué orgullosa estoy de ser vuestra amiga) junto con C. me vienen a buscar para irnos a Ambite, rumbo a la fiesta campera-campestre-nocturna-extraña de mi querida S.

S. es especial, esa sería la única manera que tendría de definirla a estas horas.

Por ser tan especial merecía un día así de especial, lleno de preguntas, lleno de comida, lleno de risas, de miradas, de noticias, de regalos, y lleno, repleto, de amigos.

S. tiene que ser feliz. Merece ser feliz, de verdad os lo digo y quienes la conocéis opináis lo mismo.

Total, que ha sido un día precioso. He regresado a Madrid después de mucho tiempo. También regreso a mi blog después de otro tanto (R. lo siento, si por mí fuera...)-. Y sin embargo algo lo empaña. El saber que he fallado a mi Niña C. Al menos así lo siento yo, y creo que no sé qué hacer para que en ella aparezcan las ganas de creer en mí. Por eso lo hago aquí, porque no sé si quiere o no leerme, escucharme, verme. Pero yo me muero por saber qué le pasa, qué le hace estar perdida, y no gritarme. Coño C.: GRITA!!!

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

Helena -

D. no pasa nada, todos fallamos y estoy segura de que C. también lo sabe, pero por sí no lo sabe aún, la que debes gritar eres tú...

Un beso.

M -

en este ya hay demasidadas iniciales, no me he enterado muy bien del tema, controlaba algunas de ellas, y más o menos, pero nada... aún así un gusto tenerte de nuevo aquí y repasarte, saber de tí, de tu paradero... uy!, esto parecía un poema de Oliverio Girnondo... que me encanta, por cierto.
Lo dicho, bienvenido otra vez a casa, aunque me traigas iniciales que ya no conozca, supongo que tu vida está ahora en otro punto, no más lejos, pero viviendo otras cosas, como la mía supongo, y es más dificil seguir la pista...
Mil besos de nuevo...
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres