Blogia
El fin de los días grises

Médem y las casualidades

Médem y las casualidades Pasear por Ikea para alguien que como yo odia las compras puede ser un ejercicio duro. Se lo decía a mi madre, hay que ver las cosas que llego a hacer por mis amigos.
M. viene a Madrid a hacer el examen para una oposición y en lugar de estudiar o estar nervioso decide que nos vayamos a Ikea, pues venga, vamos. Caminito a Alcorcón, a perdernos entre ese maremagnum de muebles y demás.
Paseos, más paseos, vueltas, más vueltas, esa mesa mola, aquella silla me encanta, puaj, qué cosa más fea...
Redecorando nuestras vidas, bueno, la suya :P
Bajamos a la planta baja (como su propio nombre indica). Mis pies no responden ya, mi cabeza sólo asimila términos suecos, M. y yo vagabundeamos buscando la silla Stefan verde... y entonces... entonces M. despierta, da un giro brusco y me dice, mirándome a los ojos y nervioso como nunca: "Di, ese es Médem!!". Y yo, aparentando tranquilidad (esa es una de mis pocas cualidades) le digo "pero estás seguro?". Le miro, es cierto que se parece, M. me lo confirma, y yo le empujo y le digo "dile algo!!!".
Retrospectiva: M. es el mayor fan de Julio Médem (sí C., junto contigo). No existe nadie que sienta tanta pasión por cada cosa que Médem ha hecho. Además, a eso se une que M. sigue intentando dedicarse al cine. Guiones maravillosos son los que salen de su cabeza y de sus manos, pura magia convertida en palabras y que deberían tomar forma en una pantalla, pero eso aún no ha llegado, aunque lo hará. Porque creemos en Médem y él nos ha hecho creer en las casualidades.
Recupero el aire, M. se dirige a Médem, con la lista de la compra de Ikea y el lapicero que todos los que hayáis ido alguna vez sabéis que es instrumento fundamental para pasar allí las horas muertas. Le ataca de frente, mientras en su cabeza hay miles de ideas, palabras, recuerdos, sueños, agolpados... así pasa, se trastabilla, se encasqueta, se lía y se frena. Médem reacciona asustado al grito de "Julio, Julio, puedes firmarme algo?". Mira entre sorprendido, tímido y miedoso. Sonríe, una sonrisa preciosa (es más guapo aún de lo que me pensaba), con la mano temblorosa, intercambian palabras, conversación absurda, el famoso más nervioso que nadie, bloqueado, como luego evidencia en el autógrafo que M. ha enmarcado, en un marco real y en su corazón (Para M., dos bloqueados, un saludo, Julio Médem". Nos han obligado a despedirnos, la pareja de Médem se lo ha llevado cuando él empezaba a soltarse y preguntar. Nos ha contado cosas de sus próximos proyectos, nos ha ofrecido su sonrisa y su mirada limpia, nos ha hecho creer de nuevo en las casualidades.
Porque las habrá, porque M. y Médem volverán a coincidir, y entonces no habrá nervios, o quizás sí, pero M. siempre será "el chico bloqueado que llegará a triunfar". Médem debe saberlo, y si no debería haberse dado cuenta, "Los amantes del Círculo Polar", las casualidades, hoy ha sido un instante perfecto, inolvidable, casual... nos volveremos a ver Julio ;)
Va por ti Marcos, te quiero.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

4 comentarios

Bea -

Vivan las casualidades que nos hacen rozar el cielo con las puntas de los dedos. Vivan esos momentos únicos que consiguen que nuestros sueños se conviertan en realidad.
Es una alegria saber que una de las personas a la que más quiero es en estos momentos enormemente feliz.
Un beso enorme.

Carolina -

Muchas gracias niña mía por hacerme partícipe de un momento como éste ( me encantan los móviles)Que la casualidad me llevó hacía una dirección de correo y otra lo hará para encontrarnos frente a frente en un café, eso sí tomando té :)... Todos los besos

Una hija cabreada -

Mensaje para Dani:
Ya te vale malagueño con lo que yo te quería y lo bien que has comenzado tu intervención pero q mal has acabado excluyendome de ese encuentro tan mío como será el dia que las casualidades me lleven a Julio como Otto a Ana ... ten padres para esto.

Dani -

Qué linda casualidad.

De todas formas ten mucho cuidado, a ver si algún iluminado de cierta organización que se auto-proclama defensora de las libertades te lee y te censura, como ya intentaron hacer con su documental "La pelota vasca" (por no hablar de la impresentable censura a los conciertos de Manu Chao en mi Málaga).

IKEA me suena a película de Alfredo Landa, a piscina de Torremolinos, a lluvia en el puente de Estocolmo, al tacón de Dios (digo Ibramahovic).

En un par de años la traen a Málaga capital, por lo que leí. Ya iremos tú, Marcos y yo ... a ver si nos volvemos a encontrar a Julio.

Un beso mi niña. Te quiero.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres