Blogia
El fin de los días grises

Unos vienen, otros van

Unos vienen, otros van Cuando era pequeña y mi equipo perdía un partido, sobre todo en Copa de Europa (vaya noches que recuerdo, en el salón, con mi padre y mi hermano) era capaz de no cenar. Los ojos se me llenaban de lágrimas, lloraba porque ese estúpido deporte que es el fútbol me aportaba un montón de sentimientos contradictorios, increibles, difíciles de explicar, imposibles de entender para los que no los han vivido de cerca.
Con los años una va cambiando sus aficiones, y aunque nunca he dejado de lado el fútbol, un 20 de mayo de 1998 cumplí con mi cupo de felicidad, y a partir de ahí la intensidad de mis emociones fue bajando.
Quizás fue el trabajo, quizás fue que cuatro años después dejó de acompañarme en el sufrimiento la persona que más me animaba siempre, y las ganas desaparecieron.
Sin embargo poco después ha aparecido otra persona que lo vive como yo, y me ha enganchado de nuevo a esta fiebre, a este veneno. Y hoy estoy casi llorando, porque las emociones se juntan, las despedidas, las ausencias (te echo de menos papi), las derrotas, y me siento como esa noche en que nos humillaba un equipo danés de cuyo nombre no quiero acordarme (vale, para los que crean que no sé de qué hablo: Odense), o cuando el mejor Milan de la historia nos metió un 5-0 impresionante en San Siro...
Sí, es absurdo, es sólo fútbol, pero sé que habrá quien me entienda perfectamente, con eso me conformo.
Hoy M. se ha vuelto a ir lejos, sin billete de vuelta, le echo ya de menos.
Mañana mi madre se marcha a Argentina, será una ausencia larga, se lo merece, ojalá disfrute, ojalá olvide y viva como debe hacerlo, como todos debemos hacerlo, al 100%. Yo me quedo cuidando de un equipo moribundo, a algunas nos gusta sufrir.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

5 comentarios

Toperro -

No eres la unica q no cena, q coge berrinches y se cabrea con todo el mundo...yo con el Madrid q te digan mis padres y hermana como me ponía y con el Lucentum tbn no creas :D. Q te sea leve la ausencia de tu madre y cuidese BESOS

Helena -

He leído muchas historias tuyas por aquí...pero creo que con sólo cinco palabras me has emocionado como nunca hasta ahora...
"te echo de menos papi"...compartir estos sentimientos con los demás no es tan fácil como la gente se puede creer...
Cómo siempre...Gracias Diana...
Besos.Adios.

Miguelón -

No me jodas Diii, que yo quiero seguir alegrándome de los giñotes del Madrid y ahora me acordaré de ti...

nastrud -

Lo mejor de disfrutar del deporte, en este caso el fútbol, es hacerslo con alguien al lado como tú dices, para vivirlo. Este pasado viernes fui a ver al cbt con mi padre. La cara de mi padre al final del partido, después de dos prórrogas, era alucinación. Le encantó el ambiente, el partido, todo e incluso se coló en la rueda de prensa! :D

Por cierto, me acuerdo de la noche de Odense también... la cara que se nos quedó a mis amigos cuando pusimos la primera y vimos el resultado..

Un beso Di

Ciclop -

Lo siento en el alma... pero asi podra decir vuestro gran ntrenador que tendran más tiempo para dedicar a la liga y a la champions :)
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres