Blogia
El fin de los días grises

El descanso tras la batalla


La victoria nos ha traído silencio. Ausencia de historias que relatar, pocas emociones que narrar, falta de ideas que inventar.

Lo cierto es que no me apetece mucho escribir. Y no es por falta de vida o de tiempo, es simplemente que no se me ocurre de qué hablar en este pequeño espacio.

R., probé tu receta de macarrones al horno y salieron increíbles. Luego he ido renovando la receta, añadiendo bacon y pasas, creo que es un gran invento. Gracias de nuevo.

A veces hace sol, a veces llueve, hay días que hago mucho y otros que no hago nada en absoluto. Tengo ratos en los que recuerdo a ciertas personas y otros en los que no dedico ni un instante al pasado y la melancolía. Quizás porque no quiero meterme en esa fosa insondable, en ese agujero que pocas veces trae sonrisas, y sí mucha añoranza.

Necesito volver a Madrid. Pero estoy esperando a hacerlo cuando tenga una casa en condiciones a la que volver, y no una estructura sin conformar.

Necesito viajar, y eso llegará en octubre, para reencontrarme con viejos y especiales amigos.

Necesito coger mi coche para hacer un recorrido algo más largo que el cotidiano hasta Campanillas.

Tengo tantas cosas pendientes que se acumulan en el cajón de las obligaciones, sin solución, sin reparar los pequeños desperfectos.

Espero llamadas, escribo mensajes, doy señales de vida si no me las dan a mí, y en ocasiones sólo recibo un silencio que dice más que mil palabras.

No tengo ganas de escribir, eso lo resume todo.

Me siento bien, pero en cambio no tengo ganas de escribir. O precisamente por eso, nunca lo sé con exactitud.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

4 comentarios

Raquel -

Hola niña:

Me alegro de que te gustara la receta y ya sabes, si quieres más solo tienes que pedirlas.

No te preocupes por no escribir, lo más importante siempre es seguir en movimiento.

Un besazo enorme

Raquel -

Hola niña:

Me alegro de que te haya gustado la receta, si quieres más solo tienes que pedirlas.

Aunque no escribas, sigues en movimiento, que eso siempre será lo más importante.

Un besazo enorme

M -

no te preocupes por no escribir, no te preocupes por una llamada que no llega o un mensaje, no te preocupes por esas cosas, hay veces en las que las personas son mucho más que eso... te lo digo yo, te lo digo yo, que repito las cosas dos veces, que las repito... dos veces, por si no se me entiende.
Pronto nos vemos, a ver si mis pelas cambian y podemos hacer un poder, de momento sigues estando invitada tú también a esta Granada, que sigue siendo roja y dulce por dentro, y con colores extraños por fuera..
Mil besos

Helena -

Ya lo he dicho más veces por ahí, "...preocupaté de mí cuando escriba, cuando no lo haga es que todo va bien..."

Besos. Adiós.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres