Blogia
El fin de los días grises

La vida es buena si no te rindes

Me levanto antes de tiempo, con una extraña sensación de que quiero ya ponerme en pie, pese a no haber dormido demasiado.
Me ducho, miro internet, escucho la radio, me tomo mi Nesquick diario, fundamental para vivir, jaja.
Salgo a la calle, con un cd que me grabó hace meses M., al que extraño, mucho, demasiado.
Leo que “Jeanne” ha acabado con la vida de 90 personas en Haití y no puedo evitar acordarme de R. y lo cerca que está de allí, pero elimino ese pensamiento de mi cabeza.
Paso por un cajero y miro el saldo de mi cuenta, bien, este mes me he recuperado :)
Cuando estoy a punto de entrar en el trabajo me encuentro con mi hermano, que me recibe con un maravilloso yogur líquido natural de 750 g, una botella que me alegra el día del todo. Vamos, también él me alegra el día.
Y estando ya en el trabajo, después de encender el ordenador, ver qué es lo que puedo y quiero hacer hoy aquí, me traen un libro del que tengo que hacer una reseña. Y su título me da fuerzas, mucha fuerzas, porque, sabéis qué? “LA VIDA ES BUENA SI NO TE RINDES”
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

Coração Vagabundo -

que duro es levantarse, amanecerse, despertarse, sin embargo de vez en cuando todo se torna a una profunda alegría por tener la oportunidad de vivir.

lehahiah -

Buena frase, Di, y completamente de acuerdo con ella.

Gracias por tu visita ;)

Un besazo
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres