Blogia
El fin de los días grises

Porque si no no es normal

La hermosa luz del día, el breve paseo por mi barrio – con la música atronando en mis oídos-, las ideas, me hacen entender que me gusta la vida que llevo.

Pese a no encontrar un trabajo de ninguna de las maneras (y más no puedo bajar el listón, lo prometo), pese a tener una compañera de piso que decide dar una clase particular de 12:45 a 14:45 (¿y yo cuando cocino, so tonta???, ¿como cuando tú quieras?).

Pero la esperanza de pronto perderla de vista, la ilusión por haberme decidido a dar un nuevo paso valiente en mi vida, las ganas y la felicidad de seguir junto a D., hacen que se apaguen los miedos y se abra la luz a la ilusión.

Suena una música que desconozco, pero que me llena de vitalidad y alegría. Me imagino escribiendo estas mismas palabras en otra habitación, con la misma luz pero distinta orientación, distinto olor, ninguna compañera.

Y sólo ese pensamiento me dibuja una sonrisa.

De fondo una televisión sin sonido que abunda sobre ese hijo de puta cobarde que sólo sabe golpear a una niña de cinco años. Y eso entristece a cualquiera que no tenga el alma sucia. Y te llena de rabia comprender que de nada va a servir esta nueva barbarie. Que otras se sucederán, con menor publicidad, y las mujeres y los niños seguirán bajo la “tutela” de valientes hijos de puta. Cuidado, que no dejo de lado a todos aquellos hombres que también sufren de maltrato. Soy consciente de que aunque sean una minoría están incluídos, por supuesto, en ese grupo de víctimas que sufren sin consuelo.

A veces no nos damos cuenta de lo tonto de nuestros dolores. Pero nadie puede culparnos por ello. El egoísmo es quizás la única cosa que nos hace comunes a todos. Lo nuestro antes que lo de los demás.

Y no soy yo quien reprochará a nadie esto. Vaya, que solidaridad y yo no estamos muy unidas.

Una cosa más que cambiar, que mejorar, y me lo propongo hoy, 9 de marzo, que no es principio de año ni comienzo de curso, pero sí que es el día en que las cosas cambiarán en mi vida.

Además, hoy la Niña C. cumple años, y aunque no sea la mejor situación del mundo la que vive, bien merece una enorme felicitación y un recuerdo feliz. Niña, eres muy grande, muy especial, muy necesaria. Mejórate pronto, ¿vale? Que queremos que vengas a visitarnos a Málaga lo antes posible. Nos lo debemos, guapa.

Por cierto, para los que no conozcáis Málaga yo os recomendaría sin duda estas fechas. Sí, nada de Semana Santa ni Feria, no, no, la Málaga auténtica, la Málaga más pura, la diaria, la cotidiana, con un sol que debe estar costando millones a la Diputación mantener cada día en lo más alto, porque si no no es normal…

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

6 comentarios

M -

ah, perdona Becker, tienes razón, no la tenía que haber llamado \"perra egoista\", sino más bien CABRONA EGOISTA,sencillamente porque yo si comparto un piso, que lo he hecho unos años de mi vida, y la cocina se encuentra en el propio salòn, esa persona está ocupando dos de las habitaciones más importantes para intentar almozar, quizás si a alguno/a se le ocurre la fantástica idea de cocinar, de perder el tiempo haciéndose una comida curiosa, se ha de respetar el espacio. Solo son cosas de convivencia, ¡nada más!. Supongo que tu en Gran Hermano no tendrías ningún problema con nada, serías el que pasa desapercibido y feliz, llegando a la final y no comiendose una rosca en Salsa Rosa, pero legal, muy legal.
El egoismo es apropiarse de cosas que no te pertencen del todo, o de tener cosas y no compartirlas cuando se ha de hacer.
Luego yo creo que esta niña es un rato cabrona...
Así me lo aprendí yo...

Helena -

Bueno, yo tampoco conozco a la susodicha esta, pero vamos voy contigo ojos cerrados, si es egoísta, lo es y punto...;)

Un beso.

Di -

Becker, y aunque causaras polémica, siempre será bienvenida. De hecho la polémica es la que alimenta estos temas.

Veamos, te aseguro que tiene mucho de egoísta, y mucho de perra.

No es el hecho de dar una clase particular, que tiene todo el derecho, sino de ocupar para ello el salón, que además es de estos de cocina americana... y no avisarme hasta una hora antes.

Son muchas las situaciones que se han dado para poder decir sin ningún tipo de rubor: es una perra egoísta :)

Niña C -

Gracias! Ya estoy en casa, un poco cansada y llena de aparatos pero pronto estaré viajando hasta Málaga, solo es cuestion de ganas y un poquito de paciencia. Me recuperaré

Becker -

No es para causar polemica ni nada por el estilo, es más, ni siquiera, conozco a esa chica de lejos pero me aprece cuanto menos curioso que se le critique(o se le llame perra egoista) dando clases a esas horas... yo almuerzo cada día sobre las 3:30, más que nada pq mi compañero de piso sobre las 1 o las 2 suele estar en clase o con la familia y hasta las 3 no llega...ni mucho menos es un perro egoista porque por su culpa tenga q comer yo más tarde.

Me recuerda a cuando vivía con mi familia y mi madre pasaba la fregona a las 9 de la mañana los fines de semana...

m -

después de haber leído los tres últimos artículos (supongo que los llamo así por el hecho de considerarte periodista...bueno). No nos liemos. El caso es que Malaga va a suponen algo más ahora en mi vida, otra de las personas más importantes de esta vida mía, se marchará ahí también. Además de esos días soleados, se va parte de mi sol para allá, parte de la luz de mi vida. Como la tuya. De la que, desafortunadamente, disfruté poco cuando estuve ahí. Las circunstancias de la vida, que son muy perras siempre. Así que creo que voy a empezar a odiar o a querer más Málaga... vamos a ver qué pasa.
Por cierto, qué ganas tengo de que abandones ya por fín a tu compañera de piso, que vaya horas para hacer las clases, la muy perra y egoista!.
Yo no quiero que el egoismo me iguale a los demás, yo quiero igualarmen al resto por mejores cosas, quiero quitar el egoismo de mi vida, suplirlo por algo más bonito, no contentarme con la idea de que todos/as somos así. Yo quiero luchar también por la igualdad de las mujeres, porque tengan el lugar que merecen, al fin y al cabo, vosotras nos traeis a la vida, nos regalais el primer regalo y el más importante, ¿por qué no devolver todo lo que se merece?.
Bueno, ya me estoy liando de nuevo, hay muchas veces en las que digo cosas sin ningún sentido, mi mente se dispara y une palabras que no tienen nada que ver las unas con las otras... Así que me callo!!
Un beso cariño mio
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres